Lourdes en su laberinto…

31 agosto 2009

Convengamos que después del caso Cataño, Lourdes Flores Nano puede olvidarse de aspirar con opciones a la Presidencia de la República. Y esto no tiene que ver tanto con su honestidad como con la capacidad del entorno político para generar moralina en cantidades industriales. Augusto Álvarez Rodrich en reciente artículo dijo algo importante sobre el caso:

La otra crítica que le hacen a Flores es por el hecho mismo de aceptar un empleo privado. Pero antes que algo negativo esto tendría que ser motivo de elogio pues significa que debe trabajar para vivir, lo cual constituye un signo saludable en un medio como el peruano donde no es frecuente la transparencia de la manera cómo los políticos financian desde su vida hasta su actividad partidaria o sus campañas electorales.

Entonces, en lo que a Lourdes cabe, debe ser bastante clara sobre los motivos que la llevaron a poner las manos al fuego por César Cataño. Diciendo eso debería bastar, pero vivimos en el Perú. Así que eso parece no ser suficiente (ya saben, no hay que ser tonto en política…Alan dixit). Ahora bien, defender a un tipo investigado por un tema de narcotráfico y encima aspirar a gobernar nuestro país es de lo más ¿inocente? ¿cándido? ¿dulce? ¿imprudente? No lo sabemos. Póngale usted el calificativo que quiera.

Para acabar, la entrevista de anoche en Cuarto Poder.

Anuncios

Sobre radios y radioloros

26 agosto 2009

radiolorosEscribo este post mientras escucho un instante radio La Exitosa, de Arequipa. Habla Ruth Avendaño y un sujeto a quien no tengo el gusto (o disgusto) de conocer. Es martes. Algo más de la 6 de la tarde. No tengo porque aguantar a un par de “sa-be-lo-to-dos”.

Me da la sensación que en eso se ha convertido la radio arequipeña hoy en día. Cada tres o cuatro horas, escuchamos dos voces aguardientosas que gritan, como en cantina, lo que un par de malos tragos le hacen decir a un ser humano. Antes que una cabina de radio eso parece un bar de mala muerte. Y como de borracho una persona habla de todo y el otro borracho le cree, entonces se arma un toma y daca de opiniones sin sentido. Una tras otra, sin que nadie la detenga. Parece que eso da plata.

Son pocas, escasas, casi inexistentes, las emisoras en cuyos programas periodísticos podemos escuchar voces de personas sensatas. Lo que sobra son radio-loros expertos en hacerle creer al oyente que conocen todos los temas. Hablan de economía, política, derecho, religión, cultura, periodismo, medio ambiente, agua, cambio climático y minería. Se siente poderosos frente al micrófono. Creen que saben. La nota de prensa ha reemplazado al libro, la llamada telefónica a la entrevista con el especialista. Nunca antes el mar de conocimientos de un periodista tuvo tan poca profundidad.

Qué les cuesta invitar a entrevistados que sepan de los temas que los periodistas quieren tocar en el programa. Qué gusto de estos señores locutores de atormentarnos con sus opiniones.

Acabo de conectarme por Internet a una radio que no es de Arequipa. Aquí también abren los teléfonos. Dicen que nuestra opinión les importa. Al menos siento que el programa cuenta con una producción, hay una idea detrás. ¡Escucho entrevistas! Los conductores llevan bastante bien el espacio. Y me pregunto si cuesta tanto que los periodistas de radio en Arequipa intenten hacer las cosas bien.


“Si no sabes…pregunta y luego informa”

24 agosto 2009

desinformacionDe lo mucho que me enseñó mi amigo, el periodista Sergio Mostajo, me quedó grabada una frase vital: “Si no sabes algo…pregunta y luego informa”.

La enseñanza está cargada de sentido común. Si no sabes algo, no está mal.  Puedes preguntar y enterarte para luego contarle a la gente. Pero en Arequipa, en algún programa matutino, abunda -en una conductora- el deseo de aparentar conocer lo que no conoce. Me lo contó una fuente  digna de crédito que estuvo allí durante una entrevista realizada a invitada internacional que llegó a dictar ponencias en nuestra ciudad. La conductora del espacio preguntaba tontería y media  solo con el afán de demostrar que sabía lo que no sabía. Más fue el ridículo que la riqueza del encuentro televisivo.

Pasa en la tele lo siguiente: A veces, a un minuto de entrar al aire, te caen con un invitado no previsto y con un tema desconocido. Cuando eso pasa, la salida es, siempre, seguir la línea de la sencillez como recurso y la búsqueda de información por encima del protagonismo personal. Finalmente, la gente quiere saber qué dice el invitado, y no pagaría un mango por aguantar una falsa retórica llena de frases sin sentido de parte del entrevistador (en este caso, entrevistadora).

Algo de humildad sería buena para entrevistar mejor, pues ya sabe, señorita, “los cínicos no sirven para este oficio”…¿lo sabe no?


¡Agárrense!…¡Goyito ha vuelto!

21 agosto 2009

8yamelUn día de comisión cualquiera, de un año electoral cualquiera, mi camarógrafo y yo, tuvimos el siguiente diálogo con un candidato a alcalde provincial de Arequipa.

– Hola. Entrevístame pe…poooor favoooor

– No podemos, vamos volando a una comisión importante…

– Ya peeeee, por fa…sobre lo que dijo Toledo ayer…ya pe…

– Pero estamos apurados, debemos irnos a otra comisión…

Pasa un momento y el aspirante a burgomaestre agarra su celular y realiza una llamada.

– ¿Alo? ¡Lula! Mira, acá estoy con la gente de tu canal que no me quiere entrevistar…diles pe.

No lo entrevistamos, por si interesa el final de esa breve historia.

Por esas épocas de campaña electoral, Romero solía rondar el portal de San Agustín, en plena plaza de armas arequipeña. Allí estaba ubicado el restaurante de su primo. Aprovechaba para mezclarse entre los “jaladores”, sólo que en lugar de turistas, perseguía periodistas, les ofrecía un menú con sus mejores opiniones y los convencía de sentarse a la mesa a conversar.

Ese señor, de actitudes parecidas a las del “niño goyito”, según Juan Manuel Guillén (ya saben…”el niño Goyito va a cumplir cincuenta y dos años; pero cuando salió del vientre de su madre le llamaron niño Goyito; y niño le llaman hoy; y niño Goyito le llamarán treinta años más; porque hay muchas gentes que van al Panteón como salieron del vientre de su madre”), se convirtió en alcalde de la segunda ciudad del país.

Y a él le debemos un by pass mal hecho, un intercambio vial sin drenaje, un acuchillamiento en un tonazo armado con un grupo de rock en plena plaza de armas (patrimonio de la humanidad), un permanente  mal gusto para realizar obras, unos cuestionables pagos por los trabajos del puente de fierro (y que motivó un juicio del que salió absuelto por un juez que también fue decano del colegio de periodistas de Arequipa ¿?)…y muchas, muchas cosas más.

Romero sale ahora en todos los medios criticando la gestión edil actual (que es criticable, ciertamente) con un empacho tal que parece haber olvidado lo desastrozo que fue para Arequipa tenerlo en el sillón municipal durante 4 años. Hasta tiene su programa de radio “¡Alo Yamel!” Nadie sabe si a remedo  del “¡Alo presidente!” de Hugo Chávez o con la dinámica del “¡Alo Gisela! ” de la señito. Tiendo a pensar que el espacio tiene la aburrida y egocéntrica labia de la que goza el presidente venezolano, y la rigurosidad intelectual de la rubia conductora.

Con estas cosas, cada vez termino más convencido que hay dos sectores en el Perú donde sí existe una verdadera cultura del reciclaje; uno de ellos es la política (el otro es el periodismo, pero eso será materia de otro comentario).


La ley mordaza

19 agosto 2009

mafalda-periodismo1

A veces falta la opinión del perro. Y será el balance lo que garantice calidad en un trabajo periodístico. Junto a ello vendrá la certeza de no ser refutado ni acusado de mentiroso, por eso siempre me causó gracia la tensión en la que ingresan algunos medios cuando aparece algún político desubicado que quiere enseñarnos cómo debemos hacer periodismo.

Y ahora que doña Meche Cabanillas ha puesto en agenda de la comisión de constitución del congreso el tema  de la rectificación de los medios en el caso de una información inexacta, me provoca lanzar una carcajada antes que un indignado ¡quieren amordazar a la prensa!

En una sociedad de buena fe y sentido común, no serían necesarias normas como las que Cabanillas promueve. Seguramente, en ese contexto, tendríamos una prensa bien enterada de las cosas, rigurosa en sus contenidos y valiente a la hora de defender lo publicado. Y también políticos honestos y con el suficiente espíritu democrático como para reconocer sus errores y aceptar ser fiscalizados por los medios. Como en el primero de los casos los ejemplos no abundan, y en el segundo  los testimonios son casi inexistentes, entonces la famosa de ley de la rectificación tiene espacio para el debate.

Cuando a un periodista le piden que se rectifique, es porque se demuestra que publicó un dato equivocado. En este escenario no hay espacio para la suposición ni para la interpretación. O te equivocaste o no. No es “yo siento que te equivocaste” o “a mi me parece que cometiste un error”. En tal sentido, el plazo de tres o siete días es realmente irrelevante.

Pero como en nuestro país crecen como la espuma los locutores radiales que, muy machitos porque no muestran el rostro, insultan, atacan, difaman, despluman a las autoridades y cuestionan desde la ignorancia, y nunca tienen sanción; entonces la ley tiene con qué ser defendida. Y como en el Perú que tanto amamos existen políticos que se preocupan más por salir en la foto que trabajar para servir el país, entonces una norma que “regule” a la prensa (en realidad lo que buscan en la garantía de que nadie los critique) es ampliamente promovida por quienes ostentan el poder o duramente rechazada por los opositores que se quieren ganar unas cuantas migas con el periodismo.

La cosa, desde mi humilde punto de vista, es: Si un medio publica una información falsa, pues la rectificación cabe (y mientras más rápido mejor). Si un político se siente tocado por una información que es cierta y que afecta la vida pública y aun así quiere rectificación, pues entonces la ley no se aplica.

Este es un asunto en el que la honestidad tiene que llevar la voz cantante, de lo contrario, asistiremos a un festín de subjetivismo y aprovechamiento político. La prensa sensata no debería indignarse tanto, los políticos no deberían tenerle tanto miedo a una portada, si es que proceden honestamente.


Feliz día Arequipa

14 agosto 2009

ArequipaSolo quiero decir que durante mis 30 años de vida (cumpliditos hace cuatro días, en pleno mes de Arequipa) he aprendido a amar esta tierra más de lo que yo mismo esperaba. Nací aquí, en el hospital del empleado, como muchos de mi generación. Crecí sacándome mis fotos en J. Cano, tomando Kola Escocesa y comiendo chocolates de La Ibérica. Mi madre me inculcó el orgullo por el sillar, el monasterio de Santa Catalina y las Iglesias del centro. Soy uno de los que se emociona cada vez que el Misti se viste de blanco hoy que -dicen- hace más calor que antes en el mundo. Casco hueso, como cuy “cabeza y todo”, el rocoto y su relleno. Degusto contento el adobo y el chupe de camarones. Una buena chicha de jora, escribano y mote de habas antes de comenzar a picantear. Sé quienes son V.A. Belaunde, Mostajo, Paulet, Honorio Delgado, Polar, Quiroz Paz-Soldán y muchos más.

Pero lo que más le agradezco a Dios de esta tierra, es la tremenda fe con la que nos bendijo y a la que le regaló a su madre: La Virgen de Chapi. Arequipa es una ciudad religiosa, pese a quien le pese. Y  esa certeza es, a la larga, la que me hace gritar jubiloso ¡Que viva esta tierra carajo!


Patinada

14 agosto 2009

patinadaTodos los periodistas nos equivocamos. Aquí no vamos a pontificar. Errores se cometen en todos los medios y es bastante humano que se te pasen en alguna edición. No es lo ideal pero pasa.

Lo que no debe suceder es suponer las noticias y redactarlas sin tener toda la información. Ocurrió en la edición de hoy (viernes 14 de agosto) del diario Correo de Arequipa. El redactor de la columna Bajo el Volcán, se fue a la cama (bastante temprano) sin conocer el desenlace de la pugna Cabanilla vs. Del Castillo por la comisión de constitución del Congreso y publicó esto:

Sin nada…

La congresista Mercedes Cabanillas perdió soga y cabra. Finalmente sus propios compañeros de partido le dieron la espalda en la Comisión de Constitución, donde salió airoso Jorge del Castillo. Doña Mercedes, que aspiraba este gran cargo pese a los sucesos de Bagua con docenas de muertos, en días previos trató de buscar respaldo de su bancada que finalmente no tuvo. Encima se graduó de mentirosa… al señalar que nunca pidió apoyo siendo desmentidos por Edgar Núñez y Daniel Robles.