¡Agárrense!…¡Goyito ha vuelto!

8yamelUn día de comisión cualquiera, de un año electoral cualquiera, mi camarógrafo y yo, tuvimos el siguiente diálogo con un candidato a alcalde provincial de Arequipa.

– Hola. Entrevístame pe…poooor favoooor

– No podemos, vamos volando a una comisión importante…

– Ya peeeee, por fa…sobre lo que dijo Toledo ayer…ya pe…

– Pero estamos apurados, debemos irnos a otra comisión…

Pasa un momento y el aspirante a burgomaestre agarra su celular y realiza una llamada.

– ¿Alo? ¡Lula! Mira, acá estoy con la gente de tu canal que no me quiere entrevistar…diles pe.

No lo entrevistamos, por si interesa el final de esa breve historia.

Por esas épocas de campaña electoral, Romero solía rondar el portal de San Agustín, en plena plaza de armas arequipeña. Allí estaba ubicado el restaurante de su primo. Aprovechaba para mezclarse entre los “jaladores”, sólo que en lugar de turistas, perseguía periodistas, les ofrecía un menú con sus mejores opiniones y los convencía de sentarse a la mesa a conversar.

Ese señor, de actitudes parecidas a las del “niño goyito”, según Juan Manuel Guillén (ya saben…”el niño Goyito va a cumplir cincuenta y dos años; pero cuando salió del vientre de su madre le llamaron niño Goyito; y niño le llaman hoy; y niño Goyito le llamarán treinta años más; porque hay muchas gentes que van al Panteón como salieron del vientre de su madre”), se convirtió en alcalde de la segunda ciudad del país.

Y a él le debemos un by pass mal hecho, un intercambio vial sin drenaje, un acuchillamiento en un tonazo armado con un grupo de rock en plena plaza de armas (patrimonio de la humanidad), un permanente  mal gusto para realizar obras, unos cuestionables pagos por los trabajos del puente de fierro (y que motivó un juicio del que salió absuelto por un juez que también fue decano del colegio de periodistas de Arequipa ¿?)…y muchas, muchas cosas más.

Romero sale ahora en todos los medios criticando la gestión edil actual (que es criticable, ciertamente) con un empacho tal que parece haber olvidado lo desastrozo que fue para Arequipa tenerlo en el sillón municipal durante 4 años. Hasta tiene su programa de radio “¡Alo Yamel!” Nadie sabe si a remedo  del “¡Alo presidente!” de Hugo Chávez o con la dinámica del “¡Alo Gisela! ” de la señito. Tiendo a pensar que el espacio tiene la aburrida y egocéntrica labia de la que goza el presidente venezolano, y la rigurosidad intelectual de la rubia conductora.

Con estas cosas, cada vez termino más convencido que hay dos sectores en el Perú donde sí existe una verdadera cultura del reciclaje; uno de ellos es la política (el otro es el periodismo, pero eso será materia de otro comentario).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: