Periodistas que quieren otro “arequipazo”

26 noviembre 2009

No me voy a referir a si la situación generada tras la postergación en la licitación de la represa de Angostura es caldo de cultivo para una protesta violenta y radical. No pretendo analizar si Juan Manuel Guillén está utilizando este tema para armar una base política que le permita terminar decentemente su precaria gestión en el Gobierno Regional de Arequipa. Tampoco quiero hacer de filtro democrático para denunciar a quienes quieren aprovecharse de esto con fines electoreros. Nada de eso. Solo voy a decir lo que siento respecto a un tema. Y es que mucho se está hablando de que estamos ad portas de un segundo “arequipazo”.

Lo dicen algunos coleguitas -y ahí radica mi molestia- con especial irresponsabilidad. Parece que junio del 2002 fue la única vez que se sintieron periodistas, por eso quieren que vuelva a pasar. O sea, mi impresión es que les gusta estar entre bombas lacrimógenas para luego ir a su barrio y panearse con la chica de la esquina o con sus sobrinos. Me late que mientras el tombo los agarra a palos buscan una cámara y ponen su mejor cara de dolor para salir en la foto. Tiendo a creer que tienen un cierto rechazo al diálogo, que no son buenos informantes en tiempos de paz. Muchos de ellos, al arequipazo le dicen “gesta de junio”.

No sé si esté equivocado pero, no es que llegues a la redacción de tu medio te den tu cuadro de comisiones y leas: “Toma de carretera en Imata. Enfrentamientos con la policía” y digas ¡bien! ¡La hice! Casi nunca pasa eso porque, generalmente, te mandan a esas cosas cuando por la tarde ya has planeado una cita con tu enamorada/novia/esposa o cuando por la noche debes ir a recoger la libreta de tus hijos. Además, seamos honestos, cada huelga con enfrentamiento es soplarse dos cosas: los gases de la policía y los gases de los manifestantes. Eso no es bonito.

Que en el momento de la cobertura sientas que debes ir al frente y hacer lo que te corresponde y que agarres valor para, en medio de las bombas, sacar una foto, filmar una pelea o entrevistar a un manifestante, es otra cosa. Esa es la gracia, ahí está el misterio, irresponsables colegas. Una huelga violenta no es algo deseable, nunca. Menos si la vas a usar para panearte, todo pechugón, de que te tocó cubrirla. Promover, desde tu posición de periodista, una acción violenta (que perjudica a la sociedad en la que vives) es digna de sujetos anormales, sin humanidad y con una mochila de egoísmo en las espaldas.

La riqueza de la cobertura de esas situaciones no radica en el ufanarse de que estuviste allí o en el desear que ocurra, sino en la pasión que significa entregarte por completo a la narración de los hechos en medio de dos fuegos, sin saber a dónde ir, solo para que al día siguiente un señor a quien no conoces abra el diario y lea, tomando una taza de café caliente, la crónica que obtuviste con tanto sacrificio. Informar desde el miedo es un extraño llamado que descubrimos cada vez que, por desgracia, ocurre un acto que pone en riesgo la vida de muchos, inclusive la de nosotros mismos.

Así que no me vengan a pregonar arequipazos. A la larga, esos lengua larga que quieren repetir la mal llamada “gesta de junio” se quedarán en sus cabinas de radio, muy cobardes, y hablarán sin que nadie les mire el rostro, invocando a la violencia para sentirse periodistas importantes, al menos mientras dure su noticiero.


La Bozzo dice que no vuelve más…¡¡¡yeeeee!!!

24 noviembre 2009

Puede decir lo que quiera. Que el Perú la maltrató. Que Bayly mintió. Que la política le jugó sucio cuando quiso ayudar a los más pobres. Que nunca recibió el collar de Montesinos. Que nadie ha entregado más carritos sangucheros que ella. Que todos sus casos eran ciertos. No importa. Lo que ahora interesa es que Laura Bozzo, aquella mujer que amparada por el rating destrozó la dignidad de muchos peruanos, sometiéndolos a humillaciones televisivas, ha dicho que se queda para siempre en México (suerte con ella, hermanos mexicanos) y no vuelve más a nuestro país. ¡Yeeeeeeee! Revisen desde el 4:15


El Nobel de la Paz 2009…ahora vende misiles

20 noviembre 2009

Bastaría ver la nueva reforma sanitaria de los Estados Unidos para creer que Barack Obama no es más el político buena gente que prometió cambiar el mundo con su Yes we can. A la luz de los hechos y con su 48% de aprobación, el primer presidente negro de los Estados Unidos, recientemente galardonado con el Premio Nobel de la Paz, insiste en hacer de su vida una paradoja: su gobierno negocia la venta de misiles a Chile.

Santiago (EFE) . La subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría, reconoció hoy que Chile se encuentra en un periodo de conversaciones para adquirir misiles Exocet, que permitan equipar adecuadamente las últimas unidades que se han incorporado a la Armada.

El dato no es menor. Y es que…ejem…Chile nos espía.

Entonces, Obama no es, por lejos, un personaje que vaya a cambiar la faz de la tierra. Mediático y efectista, sabe que  todavía cuenta con cierto respaldo popular y aún puede resarcir su imagen en la opinión pública saliendo a comprar hamburguesas frente a la Casa Blanca. Pero el tiempo se le agota y ha comenzado a dejar, peligrosamente, algunos enemigos a las espaldas como nos lo recuerda el diario español El País:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha admitido por primera vez que la prisión de Guantánamo (Cuba) no podrá cerrarse antes de enero, que era la fecha que se había previsto para su clausura. Sin embargo, Obama ha dicho que espera que su cierre se consiga en algún momento del año que viene, según informa el diario The Washington Post.


Pildoritas sobre la sentencia del TC

19 noviembre 2009

Imagine que ocurre lo siguiente: El Estado quiere entregar de manera gratuita un lote importante de “granadas pum” como un juguete para niños de entre 5 y 9 años. Pero viene el frabricante del producto y dice: “Las ‘Granadas pum’ son muy bonitas, divierten a los niños, pueden ser usadas como pelota de golf, sin embargo, debemos advertir su probable efecto explosivo, esto es que, ante el calor producido por el contacto con la piel y la fricción, pueden explotar en la mano de los niños y matarlos”. ¿Qué pensaría usted? Obviamente, amparado por la sensatez, no las compraría y criticaría que el Estado quiera distribuir un producto tan nocivo para la vida de sus hijos. Por la vía legal, cualquier demanda sería pertinente y la lógica procesal apuntaría a defender la vida de los peruanos por encima de los intereses comerciales que pudieran haber tras la distribución del producto.

Lo mismo ha pasado con la sentencia del Tribunal Constitucional, que muchos grupos feministas y ONGs abortistas han tildado de clerical, con la finalidad de descalificar ante la opinión pública el fundamento jurídico utilizado por los miembros del máximo órgano de justicia en nuestro país, con quienes podemos, por cierto, discrepar en otros temas. Así las cosas, los magistrados han basado su sentencia (que prohíbe la distribución gratuita de este fármaco en los establecimientos de salud del Estado) en algunos principios jurídicos como el pro homine y el pro debilis (Ver punto 6.1.2. y 6.1.3. de la sentencia); asi como en el principio precautorio (Ver punto 8.1. de la  sentencia). Han defendido la centralidad del hombre y para ello no han citado la Humanae Vitae sino la Constitución y el marco legal peruano sobre el concebido y su derecho a la vida. El argumento no ha sido la fe sino la ley, reconociendo que, en el caso específico de la píldora del día siguiente y su efecto abortivo, no hay consenso científico lo suficientemente contundente como para negarlo y como tal, tampoco hay consenso jurídico, ergo, han optado por la norma más amplia para defender el derecho a la vida y proteger al más débil en el contexto de un conflicto de derechos fundamentales entre dos personas.

Además, el TC se ha valido de la información dada por los mismos fabricantes del anticonceptivo oral de emergencia que reconocen el potencial efecto anti-implantatorio del fármaco. Lo siguiente es tomado del texto de la sentencia de manera literal:

40 . Junto con lo anterior, en que, como se ha reseñado, existen posiciones encontradas en el mundo científico respecto a los efectos de la píldora, es necesario e importante determinar lo que los fabricantes y/o distribuidores del producto, que operan en nuestro país con sus correspondientes autorizaciones, refieren respecto de aquél y la forma en la que actúan.

a. GLANIQUE (Levonorgestrel) 0.75 ó 1.5 mg., elaborado en Argentina por Laboratorios Blipack, S. A. En el inserto del producto se señala: “Farmacodinamia: El mecanismo de acción de levonor-gestrel no se conoce completamente. GLANIQUE, en dosis de dos tomas… o dosis única… bloquea la ovulación, impidiendo la fecundación si la relación sexual ha ocurrido en las 72 horas precedentes a la ovulación, es decir en el periodo durante el cual el riesgo de fecundación es el más alto. Podría impedir igualmente la implantación de un óvulo, pero es ineficaz si el proceso de implantación ha comenzado” . (Negrita y subrayado nuestro). (información aparecida en: http://www.facmed.unam.mx/bmnd/plm_2k8/src/prods/35280.htm).

b. TIBEX (Levonorgestrel) 0,75 mg.; Farmindustria S.A. En el inserto del producto se señala: “Acción Farmacológica: Levonorgestrel inhibe la secreción de la gonadotropina e la pituitaria anterior, previniendo la ovulación y la maduración folicular. Interfiere con la fertilización y la implantación en el ciclo luteal por espesamiento del moco cervical y cambios en el endometrio”. (Negrita y subrayado nuestro). (información aparecida en: (http://www.farmindustria.com.pe/productos/222.html).

c. POSTINOR 2 (Levonorgestrel) 0,75 mg.; Fabricado por: Laboratorio Gedeon Richter S.A.Budapest, Hungría. En el inserto del producto se señala: “Acción Farmacológica: POSTINOR 2 (levo-norgestrel) a la dosis recomendada inhibe la secreción de las gonadotropinas de la hipófisis anterior, de este modo actúa impidiendo o previniendo la ovulación y la maduración folicular. Asimismo, tiene acción anticonceptiva a través de otro mecanismo interfiriendo con el transporte espermático por espesamiento del moco cervical. Consecuentemente, previene la fecundación e implantación en el ciclo luteal. Por el contrario, no es eficaz una vez iniciado el proceso de implantación. (Negrita y subrayado nuestro). (información aparecida en la página web http://www.col.org.pe/biblio/plm/PLM/productos/32067.htm).

d. NORTREL (Levonorgestrel) 0,75 mg.; Laboratorios Farmacéuticos Markos S.A. En el inserto del producto se señala: “Acción Farmacológica: Mecanismo de acción/Efecto. Anticonceptivo (sistémico): La inhibición de la excreción de las gonadotropinas de la pituitaria anterior previene la ovulación y la maduración folicular y es una de las acciones anticonceptivas de levonorgestrel. En algunos pacientes que usan anticonceptivos solamente dosis bajas de progestinas, particularmente implantes subdérmico de levonorgestrel, la ovulación no se suprime consistentemente de ciclo a ciclo. El efecto anticonceptivo de la progestina se alcanza a través de otros mecanismos que resultan en interferencia con fertilización e implantación en el ciclo luteal tal como adelgazamiento del moco cervical y cambios en el endometrio.”. (Negrita y subrayado nuestro). (información aparecida en http://www.col.org.pe/biblio/plm/PLM/productos/52934.htm).

e. POST DAY (Levonorgestrel) 0,75 mg.; Lafrancol. En el inserto del producto se señala: “Acción Farmacológica: POSTDAY es un medicamento que inhibe y retrasa la ovulación, altera el transporte espermático mediante el espesamiento del moco cervical. Posteriormente impide la fecundación e implantación por lo que no se debe administrar después de dicho suceso. Una de las acciones anticonceptivas del levonorgestrel es la inhibición de la secreción de gonadotropina de la glándula pituitaria anterior previniendo la ovulación y maduración del folículo”. (Negrita y subrayado nuestro). (información aparecida en la siguiente dirección electrónica http://www.col.org.pe/biblio/plm/PLM/productos/47894.htm).

41 . Conforme se desprende de la glosa aparecida en el inserto de los cinco productos mostrados y autorizados en nuestro país como Anticonceptivos Orales de Emergencia, en todos los casos se hace referencia al denominado “tercer efecto”, esto es expresamente refieren, según el caso, que además de inhibir la ovulación o espesar el moco cervical, previenen, interfieren o impiden la implantación.

Entonces, amigas feministas y señores abortistas: si Juan Luis Cipriani les cae pésimo, si no les gusta ir a Misa, si los católicos les parecemos malos, puf, caca, pichi, poto; eso no interesa. Cuando hablen de la sentencia del TC sobre la píldora,  remítanse a los argumentos de los magistrados, no partan de sus prejuicios contra la Iglesia para confundir al ya tan manipulado pueblo peruano. Esta no es una sentencia ni fundamentalista ni clerical, mucho menos misógina, al contrario, es una decisión jurídica por donde se le mire, que ha respetado el marco legal vigente en nuestro país y que ha reafirmado la vocación peruana de proteger  el derecho a la vida de quienes todavía están en el vientre de su madre.


El otro espía imperfecto

17 noviembre 2009

Carlincatura de hoy 17/11/2009 de la edición on-line de La República.

Perú ha sido víctima de espionaje. Chile se esfuerza en negarlo. ¿Toca cerrar filas en torno al presidente García? Sí. Pero sobre todo toca cerrar filas en torno a la verdad. Eso es lo que todo ciudadano responsable debería hacer, desde mi humilde punto de vista. Que Víctor Ariza diga lo que deba decir, que la justicia nacional investigue lo que corresponda y que sea la ley la que establezca sanciones para los responsables de este serio incidente.

Prudencia, serenidad y  firmeza; que nos pondrán justo al medio de una situación delicada pero correcta y objetiva: ni levantando un rencor insano ni arengando a  un ingenuo deseo de tender puentes justo ahora que nos dimos cuenta que el vecino es bastante más agresivo de lo que pensábamos y que además maneja doble discurso. Dejemos que se abra paso la verdad. Y que sea por la ley y la razón, jamás por la fuerza.


Inolvidable: Hombres G en Arequipa

16 noviembre 2009

No fue tan complicado conseguir una entrada para ir al concierto de los Hombres G en Arequipa. Lo difícil, y hasta riesgoso, fue el ingreso al campo ferial de Cerro Juli. Yo no sé en qué momento la sensatez abandonó al género humano. Más precisamente, a esa porción del género humano que compone la empresa de seguridad 911. Jóvenes de hercúleos brazos a quienes la fuerza de la razón parece no asistirles. Creo que estos amigos piensan que si no impiden algo, no están haciendo bien su trabajo.

En fin, la cosa fue que éramos miles de personas esperando entrar y a los genios de la seguridad se les ocurrió abrir solo media puerta de las 4 que existen al ingreso del campo ferial. Resultado: una inútil apretadera que, casi casi, nos hace retroceder a esas épocas en las que ir a la FIA era poner en riesgo la propia vida. No me explico cómo es que no captaban lo que les decíamos a voz en cuello, cientos de personas: “Si abren la puerta, se soluciona todo”. Nuestra idea no era mala. Si abrían las  puertas, dentro, las vallas de seguridad ordenaban a la gente y todo hubiera sido más fácil. No le hicieron caso ni a la policía. Felizmente nada pasó a mayores.

Pero a mi y a mi esposa nada nos iba a detener. Tampoco a los amigos con los que fuimos. Estábamos dispuestos a divertirnos durante el concierto y eso hicimos. Río hizo lo suyo y el momento llegó. Hombres G saltó al escenario a poner de vuelta y media el jardín de la cerveza. La gente los bancó mientras tocaron sus temas nuevos durante la primera parte del concierto y luego el público se entregó por completo a la banda española. Una actuación extraordinaria. Nada que apelar. Dos maltas, un salchipapa de la alemana (genial como siempre) y un pan con chorizo, nos llenaron la panza. El resto, saltar al ritmo de cuatro tíos que dieron una lección de cómo hacer las cosas bien arriba de un escenario. Realmente inolvidable.

El concierto, cuando hasta la camiseta del Melgar tenían puesta:


Las barras bravas

12 noviembre 2009

Está de moda hablar de las barras bravas. Los miembros de estos grupos han saltado a la “fama” (nuevamente) luego de lanzar a una contadora de una combi y después de balear a una adolescente. Todo ocurrió en Lima. Las hinchadas involucradas son las de la “U” y Alianza Lima. Pero Arequipa también tiene lo suyo. Veamos el reportaje, logrado por la gente de Contrastes, y luego hablamos.

El patín que dice que los barristas de otros equipos son unos monses, debió haberlo sido también en sus épocas de secundaria. La “vampira” me da pena y sus seguidores también. No es burla ni sarcasmo. Realmente pienso lo que acabo de decir.

Me late, entonces, que el tema de las barras bravas no pasa solo por quitarle a sus miembros las entradas a los estadios y empadronarlos. Este es un asunto de hondas raíces que muy pocos se atraven a buscar. La respuesta política no alcanza para hacer que la “vampira” deje de creer que su valor como ser humano es mayor porque se burla de los hombres durante el sexo desenfrenado. La sanción con entradas no es suficiente para explicarle al muchacho del video que el liderazgo que ejerce es negativo, que nadie es más o menos monse porque rechaza la violencia, al contrario, prevenirla es un acto de sensatez, la misma que parece no acompañarlo. La cárcel o las leyes duras no se darán abasto para que los barristas entiendan que la valentía, el honor, la lealtad, son virtudes que no se ganan agrediendo a las personas al punto de quitarles la vida, sino que se forjan al calor de actos concretos que buscan el bien por encima de todo.

Nuevamente, como en el post-anterior, el tema familiar se hace imprescindible. Dotar a la familia del entorno necesario para cumplir con sus responsabilidades es una opción que nadie está considerando tomar. Todos estos zambos que aparecen en el video son hijos de alguien. Si en el hogar no les enseñaron a relacionarse, a valorarse, a respetar a los demás, dificílmente harán lo mismo con otros en la sociedad.

Por ejemplo, bien haría el gobierno en rescatar el Plan Nacional de Apoyo a la Familia, debidamente encarpetado en el ministerio de la Mujer y que contiene medios concretos de respaldo y promoción de la estructura familiar.