Proponen despenalizar el aborto en el Perú

8 octubre 2009

dejalo-nacer

La noticia salió ayer miércoles. El tema es muy simple: La comisión que revisa el código penal peruano aprobó proponer la desepenalización del aborto en casos de malformación congénita del niño por nacer (aborto eugenésico) y violación sexual. Vía El Comercio

La comisión especial revisora del Código Penal acordó ayer —por cuatro votos a favor y dos en contra— despenalizar el denominado aborto eugenésico, es decir impedir el nacimiento de un feto que clínicamente ha sido diagnosticado con malformaciones congénitas. Del mismo modo, la propuesta señala que podrían abortar las mujeres que han sido víctimas de violación sexual.

Respaldaron la propuesta la señora Rosa Mavila, de la Junta Directiva del Colegio de Abogados de Lima; Víctor Prado, representante del Poder Judicial; Luis Bramont, de la Asamblea Nacional de Rectores, y Ricardo Váscones, del Ministerio de Justicia. En el caso del aborto eugenésico, -informa El Comercio- los citados argumentaron que a una mujer no se le puede imponer la carga de tener un hijo “que se va a morir”.

Interrumpimos brevemente esta transmisión para informale a los cuatro señores que todos los seres humanos (todos hijos de alguien) que hemos tenido la suerte de nacer, “nos vamos a morir”. Ellos también están incluidos en esta certeza.

Bajo la lógica de estos señores, un ser humano que, penosamente, lleva consigo una malformación congénita no tiene derecho a nacer. Y, como “se va a morir”, entonces mejor lo matamos antes. Ojo, ello no niega lo complicado que es para la madre el tener un hijo con problemas, pero nada justifica matar a un ser humano para evitarle un dolor a otro. Creo que hay una distorsión en la visión de dignidad que tienen algunos.

Y para el caso de violación, pues habría que explicarle a estos señores que el aborto no cura ningún trauma. Es más, al trauma que produce la violación, le quieren imponer el del aborto, que destroza la vida de la mujer. Alguna vez una militante feminista me dijo que una mujer violada veía en su hijo al violador mismo y que consideraba al aborto, en esos casos, como un acto de justicia. Y yo me quedé pensando en la visión de justicia de aquella mujer. Llamé un rato a la lógica y esta me preguntó lo siguiente:

– ¿Quién es el delincuente?

– El violador

– ¿Quién es la vícitima?

– La mujer violada

– ¿Quién es el inocente?

– El niño concebido fruto de esa violación

Entonces, por qué para hacer justicia se tiene que matar al inocente. ¿No es mejor meter preso el resto de su vida al violador, proteger y ayudar a la mujer a que se recupere física, psicológica y espiritualmente de la violación, dejarla ser madre y darle así una respuesta integral a su vida? Por último, si no quiere al niño, pues no le digas que lo mate, ínstala a que lo dé en adopción. Pero deja que nazca.

Hay cosas extrañas en torno a la decisión que ha tomado esta comisión. Por ejemplo, días atrás el Ministerio de Justicia había dicho que su posición era (y es) contraria a la despenalización y uno de sus miembros votó a favor de la misma. No entiendo ¿los miembros votan a título personal (como la señora Rosa Mávila, feminista y militante de izquierda) o llevan consigo posturas institucionales?

La cosa se pone brava. Manuelas, Floras y demás, están que saltan en un pie (¿no que no buscaban la despenalización?) y los grupos pro-vida alistan la batalla legal para defender tanto al niño que está por nacer como a la madre.