Pachamamas y chamanes

15 mayo 2009

pachamamaCon esto de los insultos del presidente boliviano, recordé un reciente episodio protagonizado por este en la mismísima ONU. Hace algunas semanas, Evo se paró en la sede de este organismo a reclamar “derechos humanos” para la tierra. Para la pachamama para ser más específicos. El desubicado mandatario, que acaba de decirle chabacano al presidente peruano  (y ojo que yo también pienso que Alan García es medio chabacano cuando le conviene, pero que se lo diga Evo es como tener al burro hablando de orejas) dijo, textualmente:

“Estoy convencido de que la madre tierra tiene más importancia que el ser humano”.

No se rían que así lo expuso. Luego, planteó cuatro “grandes” puntos para comenzar a desarrollar la declaración de los derechos de la tierra.

-Derecho a la vida, a que ningún ecosistema ni especie animal o vegetal sea eliminado por acción de los humanos.

-Derecho a la regeneración de la biocapacidad, reconociendo que la actividad humana no debe afectar a la capacidad del planeta para reproducir sus recursos.

-Derecho a una vida limpia, “porque no sólo los humanos tienen derecho a vivir bien, sino también los ríos, animales, árboles y la tierra misma tienen derecho a vivir en un ambiente sano, libre de envenenamiento e intoxicación”.

-Derecho a la armonía y al equilibrio con todo y entre todos, “a ser reconocidos como parte de un sistema en el cual somos interdependientes”.

En fin. Huele a panteísmo por todos lados. Pero la ONU aceptó y aprobó una resolución (en cuya redacción colaboró nada más y nada menos que Leonardo Boff) para declarar el día de la tierra. Laureano López, tiene las explicaciones para entender el complicado pachamamismo-ecologismo-biocentrismo-pensamiento Morales:

Con la aparición de la obra de Darwin y su teoría de la evolución biológica, se tuvo otro cambio de paradigma en la cosmovisión humana. El hombre, que había sido exaltado en el Renacimiento, se convertía en una especie más dentro de la evolución de las especies. Algunos autores, como el antropólogo Max Scheler, reflexionaban sobre cuál sería ahora el puesto del hombre en el cosmos. Si Dios ya no era el centro, y el hombre quedaba relegado de su puesto central en la creación, sólo tenía importancia la naturaleza, que con sus leyes de selección natural y las mutaciones genéticas, llevaba adelante un proceso evolutivo.

CuranderoY, como para colocarle una cereza al postre, nuestra siempre eficiente congresista Hilaria Supa, ha propuesto al congreso peruano registrar a los chamanes y curanderos que hacen de las suyas en los “pueblos originarios”, pidiendo que se les incluya en el sistema nacional de salud.

“Se trata de reconocer el trabajo de los médicos ancestrales y curanderos que hacen ceremonias. Por ejemplo, los que pasan el cuy, el huevo a los niños asustados, los que usan la ayahuasca o la coca para curar”, dijo Supa.

Increíblemente, la comisión de salud del parlamento ha dado luz verde a esta iniciativa y el ministro de salud Oscar Ugarte no tiene empacho en decir que está de acuerdo. Los padres de la patria ya tendrán una cosita más en la que perder el tiempo. Agárrense que la doctora Kunti, la hermana Yandú y el indio Ayar se nos vienen con todo ¿Me atenderán gratis si soy asegurado?…

Anuncios

Sobre Hilaria Supa

24 abril 2009

portada-correoVoy a ser sincero: por culpa de Correo y los escritos de Hilaria Supa me quedé sin saber si voy a poder sacar toda mi CTS. La portada y posterior discusión sirvieron para alargar esta tensa espera (porque estoy sin plata) y para enterarnos del nivel de castellano de la Supa.

Entiendo que la forma de evidenciar el bajo nivel cultural del congreso no ha sido la mejor. Es una portada que hiere y se burla de un ser humano. Pero concuerdo con que es necesario conocer a los padres de la patria en cuyas manos están las leyes nacionales. Lo de la Supa es un botón de una muestra muy grande de bajo nivel cultural parlamentario. Aunque en defensa de esta congresista podemos decir que, al menos, tomaba nota de lo que escuchaba, cuando otros se quedan dormidos o se van a tomar un cafecito para luego regresar al debate del tema que no escucharon.

Volviendo al punto. No me importa si doña Hilaria es quechuahablante, cusqueña o si trabajó como empleada del hogar. Pirateo la idea de Martha Hildebrandt y digo que lo de Aldo Mariátegui no es una ofensa a lo andino sino a lo ignorante y dado que el no saber no es un pecado y mucho menos un delito, me parece que con la portada Correo se excedió.

Por su parte, la congresista Martha Hildebrandt mostró su apoyo a la legisladora nacionalista, pero indicó que no ha sido discriminada como quechuahablante sino por su precario castellano.
Hildebrandt opinó que debería haber un tamiz académico para ser legislador. De otro lado, criticó que las congresistas quechuahablantes utilicen el doble del tiempo en el Congreso para sus intervenciones, lo cual calificó como el “abuso del débil”.
“Ella (Supa) participa poco generalmente es parca y ella misma se traduce. La constitución dice que el quechua es idioma oficial donde predomina, como en el Congreso no predomina necesitamos un interprete”, puntualizó.

Pero veo  también que muchos han levantado las banderas del no al racismo y el respeto por los pueblos originarios y me parece equivocado ¿Qué hubiera pasado si las faltas de ortografía las cometía Juan Carlos Eguren Neuenschwander? Íbamos a decir que se trataba de una componenda racista contra los de apellido español y alemán. Qué hubiera pasado si el señor Raúl Bedoya de Vivanco o el ilustre don Javier Maximiliano Alfredo Hipólito Valle Riestra Gonzáles Olaechea eran ampayados escribiendo congreso con Z o bautizo con S (no es nada personal, Jorge Turpo). Yo estoy seguro que hubiese sido el mismo nivel de escándalo pero allí sí hubiéramos hablado del verdadero espíritu que Mariátegui, creo yo, quiso darle a su portada: No puede ser que tengamos congresistas de tan bajo nivel cultural.

Pero como Hilaria Supa va a al congreso con sus trajes típicos, habla bajito y ha cosechado papa, entonces hay que defenderla de las garras de los racistas. Y, siendo que la lucha contra el racismo en el Perú tiene una serie de problemas de fondo, no me sumo a la campaña.

Para finalizar, el informe de Correo ofrece interesantes datos sobre la producción de Hilaria Supa como parlamentaria. Y como en este país no solo hay derechos sino también deberes, es correcto tratarla por igual y exigirle que por el sueldazo que se maneja trabaje un poquito más.