Luchando contra el hijo de la mujer vaca

14 septiembre 2009

quioscoSuelo recorrer puestos de diarios del centro de la ciudad para medir la venta del periódico que dirijo.  En los lugares en los que aún puedo hallar un ejemplar me pongo detrás de quienes leen las portadas, esperando recoger algún tipo de dato que me ayude a entender mejor al lector de diarios arequipeño.

Había una señora con su hija. La dama bordeaba, según mi cálculo, los 50 años. La hija, una adolescente de 13 o 14 años, no paraba de hablar sobre lo que El Trome o el Popular le decían. Hice lo siguiente: me asomé lo más que pude a la portada de mi periódico, a ver si se interesaban. “Mira mami, podemos sufrir anorexia”, dijo la niña, leyendo lo mismo que yo. “A ver”, respondió la madre, un poco asustada. Leyó el título principal de la portada, llevándose la mano a la boca: “El 20% de adolescentes presentan conductas de riesgo”. Terminó de leer y se dirigió al señor que vendía los diarios.  Pensé que iba a comprar Encuentro. “Me da un chino, por favor”, pidió la señora

¡¡¡¡Oe qué!!!! Desesperado, comencé a buscar la portada de El Chino de ese día hasta que la encontré: “Sacrifican al hijo de la mujer vaca“.

Me sentí derrotado. Creí que ese no iba a ser un buen día, periodísticamente hablando. Luego, regresé a mi oficina, encontré varios de mails de gente  que nos lee con denodado placer, otros que nos dicen que coleccionan nuestro periódico y no lo usan de limpia vidrios o envoltorio de cerámicas, y otro tanto que quiere colaborar con Encuentro. Respiré, miré hacia adelante, le di gracias a Dios por ellos y renové mi decisión de seguir luchando por hacer del periodismo un mejor lugar para trabajar.

Así que, muy a pesar de algunos comentarios, me pondré mi capa, tomaré espada y casco, y saldré a las calles a seguir luchando contra “el hijo de la mujer vaca”.

Anuncios

Aniversario periodístico

28 abril 2009

aniversarioEl quincenario Encuentro está de aniversario. Un año llevando esperanza en este valle de lágrimas periodísticas. Debo decir que sacar un periódico es una tarea de titanes. No es sencillo pero vale la pena por todo el horizonte que ofrece.

Encuentro ha sido (es) una experiencia contracorriente. Creo que si debo definir la virtud principal de este periódico, diría la palabra esperanza. Y creo que si debo establecer un complemento para ello diría el realismo. Eso buscamos con cada nota, crónica o columna, que la gente comience a ver la vida con un realismo esperanzador, que proponga al ser humano una nueva forma de ver la vida, sin ingenuo entusiasmo pero tampoco con devastador negativismo. Al medio, justo al medio, donde manda el periodismo que estemos.

Decía la beata arequipeña Sor Ana de los Ángeles que es a Dios a quien hay que darle todos los agradecimientos, entonces eso haré. Gracias a Dios por las bendiciones recibidas y las cruces que nos ha encomendado cargar. Gracias también por el don de la gente que hace posible este proyecto; a saber: Manuel Ugarte, Rolando Vilca, Fanny Soto y José Luis Bustamante. Debo también darle gracias además por las oraciones, entusiasmo, apoyo, paciencia, comprensión y aliento de dos amigos que no nombraré (porque no les gustaría que lo haga) que acompañan este proyecto y están convencidos de él, tanto o más que yo. Gracias a Dios también por las esposas de quienes redactamos este periódico, que nos hacen el aguante cada noche de cierre de edición (mi esposa me mata si no la nombro y yo estoy de acuerdo con eso: porque se merece que la nombre y más. Johsi, gracias por todo. Te amo). Gracias a Dios también por ese 74% de jóvenes entre 17 y 21 años que nos leen y ese 54% de familiares de estos suscriptores que hacen que nuestra lectoría se multiplique. Gracias por ese 61% de personas que cuando nos leen se cuestionan, piensan. Gracias también por las críticas que hemos recibido, las de buena y mala fe: las primeras nos señalan el camino correcto, las segundas nos enseñan a saber rescatar el verdadero propósito de las personas.

En fin…26 ediciones han salido, más de cien mil ejemplares han sido repartidos. Espero que esto dure muchos años más. Pronto tendremos chacha nueva y una presencia decente en Internet.