Sobre Hilaria Supa

24 abril 2009

portada-correoVoy a ser sincero: por culpa de Correo y los escritos de Hilaria Supa me quedé sin saber si voy a poder sacar toda mi CTS. La portada y posterior discusión sirvieron para alargar esta tensa espera (porque estoy sin plata) y para enterarnos del nivel de castellano de la Supa.

Entiendo que la forma de evidenciar el bajo nivel cultural del congreso no ha sido la mejor. Es una portada que hiere y se burla de un ser humano. Pero concuerdo con que es necesario conocer a los padres de la patria en cuyas manos están las leyes nacionales. Lo de la Supa es un botón de una muestra muy grande de bajo nivel cultural parlamentario. Aunque en defensa de esta congresista podemos decir que, al menos, tomaba nota de lo que escuchaba, cuando otros se quedan dormidos o se van a tomar un cafecito para luego regresar al debate del tema que no escucharon.

Volviendo al punto. No me importa si doña Hilaria es quechuahablante, cusqueña o si trabajó como empleada del hogar. Pirateo la idea de Martha Hildebrandt y digo que lo de Aldo Mariátegui no es una ofensa a lo andino sino a lo ignorante y dado que el no saber no es un pecado y mucho menos un delito, me parece que con la portada Correo se excedió.

Por su parte, la congresista Martha Hildebrandt mostró su apoyo a la legisladora nacionalista, pero indicó que no ha sido discriminada como quechuahablante sino por su precario castellano.
Hildebrandt opinó que debería haber un tamiz académico para ser legislador. De otro lado, criticó que las congresistas quechuahablantes utilicen el doble del tiempo en el Congreso para sus intervenciones, lo cual calificó como el “abuso del débil”.
“Ella (Supa) participa poco generalmente es parca y ella misma se traduce. La constitución dice que el quechua es idioma oficial donde predomina, como en el Congreso no predomina necesitamos un interprete”, puntualizó.

Pero veo  también que muchos han levantado las banderas del no al racismo y el respeto por los pueblos originarios y me parece equivocado ¿Qué hubiera pasado si las faltas de ortografía las cometía Juan Carlos Eguren Neuenschwander? Íbamos a decir que se trataba de una componenda racista contra los de apellido español y alemán. Qué hubiera pasado si el señor Raúl Bedoya de Vivanco o el ilustre don Javier Maximiliano Alfredo Hipólito Valle Riestra Gonzáles Olaechea eran ampayados escribiendo congreso con Z o bautizo con S (no es nada personal, Jorge Turpo). Yo estoy seguro que hubiese sido el mismo nivel de escándalo pero allí sí hubiéramos hablado del verdadero espíritu que Mariátegui, creo yo, quiso darle a su portada: No puede ser que tengamos congresistas de tan bajo nivel cultural.

Pero como Hilaria Supa va a al congreso con sus trajes típicos, habla bajito y ha cosechado papa, entonces hay que defenderla de las garras de los racistas. Y, siendo que la lucha contra el racismo en el Perú tiene una serie de problemas de fondo, no me sumo a la campaña.

Para finalizar, el informe de Correo ofrece interesantes datos sobre la producción de Hilaria Supa como parlamentaria. Y como en este país no solo hay derechos sino también deberes, es correcto tratarla por igual y exigirle que por el sueldazo que se maneja trabaje un poquito más.


Sobre los muros que nos dividen…

8 abril 2009

Foto: La Nacion

Foto: La Nacion

En Buenos Aires están en problemas, el Intendente de San Isidro, una zona de clase alta en la Provincia de Buenos Aires, ha decidido colocar un muro que separe su jurisdicción del partido de San Fernando, una zona popular y en la que se cree, nace la delincuencia que tiene a mal traer a los acomodados vecinos del barrio de La Horqueta. Vía el diario argentino La Nación

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner calificó de “involución” la construcción del muro que pretende separar los partidos de San Isidro y San Fernando. En diálogo con el intendente Gerardo Osvaldo Amieiro, la Presidenta dijo que es una medida “separatista”. “El muro es una involución; estoy asombrada de que se tomen estas medidas separatistas”, dijo, según indicaron a lanacion.com fuentes del municipio de San Fernando.

Esto me hizo recordar lo que pasó en el Perú entre La Molina – Ate Vitarte, y Surco – San Juan de Miraflores.

Mal de muchos consuelo de tontos, dicen, pero no dejo de admirarme cómo los problemas que nos hacen ver a nuestro país como único en su especie, son comúnes en nuestro continente. Qué pasa si miramos más allá de nuestra narices y nos ponemos en el siguiente contexto: la reconciliación ¿no es acaso es una necesidad universal? ¿ganamos algo estando divididos?

Es hora de botar los muros que nos dividen.