TLC con China

28 abril 2009

alanhuMientras nos preocupamos por una gripe porcina que no ha llegado al Perú. Mientras Yehude y Carranza aclaran sus diferencias sobre la CTS. Mientras Hilaria Supa se convierte cada día en justificación para una nueva donación internacional a las ONG caviares. Mientras todo eso pasa, el gobierno peruano firmó, esta madrugada, en Beijing, el Tratado de Libre Comercio con China. En Andina:

Los gobiernos de China y Perú firmaron hoy martes en Beijing un Tratado de Libre Comercio (TLC), tras un proceso de negociación que duró más de un año.

El vicepresidente chino, Xi Jinping, y su homólogo peruano, Luis Giampietri, fueron testigos de la ceremonia de suscripción, que se celebró en Beijing. Ambos clasificaron el logro de “nuevo hito” para los vínculos bilaterales.

Y así comienza una nueva era en la vida comercial del Perú. Hay que decir también que sobre el TLC con China muy pocos han dicho algo…bah…algo es casi nada pues para los habituales opositores a este tipo de acuerdos, decir palabra alguna en contra de este país es algo así como una afrenta a la pachamama. Y esto que el rostro del nuevo socio nacional no tiene la mejor carta de presentación del planeta. Veamos algunas cositas:

1. La violación sistemática de los Derechos Humanos.

2. Su represión e intolerancia es la responsable de que el Tibet se haya convertido en un “infierno”.

3. El 65% de las ejecuciones de todo el mundo donde se aplican penas de muertes se realizan en China.

4. Mantiene la pena de muerte para 68 delitos.

5. Son habituales los mecanismos de tortura y malos tratos para sus reclusos.

6. Unos 50 mil policías custodian el acceso de los chinos a Internet. Entre periodistas y usuarios de Internet, hay al menos 80 detenidos.

7. En pleno siglo XXI China mantiene la represión religiosa. Es común la detención de obispos católicos y pastores protestantes por celebrar sus cultos. En ambos casos la celebraciones deben ser privadas y a escondidas del gobierno, que tiene su propia iglesia.

Como ven, en la vida no todo es economía. Parece ser que hay cosas más importante que solo comprar y vender. Es hora que China se ponga al día con eso que llaman respeto por la persona humana.


“Alanadas”…cosas que solo verá en APEC

21 noviembre 2008

Primero, ver a nuestro presidente hablando ¿chino? solo para contentar a Hu Jintao, es algo que solo se le ocurre o puede ocurrir a un aprista (a un aprista como Alan, digo)

Pero ahi estaba el blog de Patricia Castro Obando, la corresponsal de El Comercio en China, para aclararnos lo que medio mundo ya suponía: Ni Hu Jintao ni jalado alguno que estuvo durante lo que vimos en el video de arriba, entendió lo que nuestro presidente quiso decir.

He hablado con el intérprete oficial de Hu Jintao, con uno de los funcionarios de la Embajada China en Lima y con mi enlace en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Beijing. Todos chinos y todos diestros en el mandarín. Pero ninguno tiene la más mínima idea de lo que quiso decir Alan cuando pronunció su discurso en “chino con acento peruano”.

Y eso no es todo…noten el besito de Alan durante la condecoración del presidente chino (el video es de un noticiero chino, no van a entender ni michi…pero lo del besito está al final)

Ahora revisen la desasnada que nos pega Patricia Castro

Y de pronto, lo cogió fuerte de los hombros (para que no se fuera), lo besó en una mejilla y después en la otra. Hu Jintao, que en ninguna de sus vidas anteriores o futuras se lo habría imaginado, apenas sonrío tímidamente ante el efusivo doble beso de Alan García en el Palacio Presidencial. La delegación china mostró un abanico de reacciones, algunos soltaron risitas y otros se taparon la boca para esconder el asombro (quizás hasta creyeron que es un gesto tradicional peruano y se preocuparon por reacciones contagiosas en cadena).

Conclusión: los chinos no se besan!!!!. El blog de Patricia Castro tiene más aclaraciones sobre las costumbres chinas y los errores de protocolo en el Perú.

Finalmente: Digan lo que quieran de Alan, digan lo que quieran de mi. Yo no soy aprista y nunca lo seré, pero, desde que tengo uso de razón, nunca he visto a ningún personaje político con la capacidad de García para hacer payasadas y salir bien parado.