Consulta popular en Tía María

28 septiembre 2009

07Perú.21 tuvo la nota previa a la consulta popular para el proyecto minero Tía María, en Islay. Gessler Ojeda informó que detrás de todo estuvieron políticos, radicales de izquierda y dirigentes sociales.

La organización de todo el proceso está en manos del presidente del Frente de Defensa del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Pepe Julio Gutiérrez Zevallos, quien fue candidato a la alcaldía en las elecciones pasadas e integrante del comité de revocatoria que intentó sacar del sillón municipal a Juan Guillén en 2008. Paradójicamente, su ex rival, actual alcalde de Cocachacra, fue quien convocó el referéndum.

Lo mismo pasaba en Mejía, Punta de Bombón y hasta en el mismo Mollendo. Estaba cantado que Southern iba a perder. Como así ocurrió:

En medio de un ambiente pacífico y cordial, ayer se desarrolló la consulta vecinal en la provincia de Islay, rechazando la población con un 96% el uso de las aguas subterráneas y superficiales del río Tambo así como la ejecución del proyecto minero Tía María.

Lo de ayer fue solo la consecuencia de un pésimo manejo comunicacional del problema. La minera no debió permitir que se realice la presentación del estudio de impacto ambiental, un día después que su jefe de relaciones públicas le dijera “improvisado” al alcalde de Cocachacra.

Dos días antes de la consulta, Juan Manuel Guillén fue claro: Oponerse a la minería es oponerse al canon que luego van a reclamar los mismos alcaldes. Según Peru.21, este asciende a unos 50 millones de soles sólo para el distrito de Cocachacra. La inversión total de Tía María es de unos 900 millones de dólares y generará 400 puestos de trabajo fijo durante los 18 de operaciones.

A la consulta popular solo asistieron 12 mil de 33 mil electores habilitados y no contó con la participación del JNE y la ONPE. En fin, igual la votación fue abumadoramente mayoritaria hacía un lado de la historia. La cosa se pone cuesta arriba para la inversión de Southern. No me parece que esta historia haya tenido un final feliz. Es más, no me parece que haya tenido un final.


Habla, Juan José…

14 septiembre 2009

guillen_manuelNadie duda de la importancia de que nuestra ciudad sea sede de un evento de la magnitud de la Convención Minera. Los beneficios saltan a la vista: inversión, trabajo, buena imagen para la ciudad, etc. Lo que se gasta es  demasiado en comparación con el presupuesto más generoso de cualquier institución que desea realizar algún evento. Por eso, llama la atención que, con tanto dinero de por medio, no hayan podido contratar a algún cristiano que les haga un trabajo de protocolo, más o menos decente, para la ceremonia  de inauguración.

Por eso, el presidente regional de Arequipa se llama, desde hoy, Juan José y no Juan Manuel como creíamos todos. O sea, amigos mineros, mínimo se aprenden el nombre del señor que presta la casa. Por si eso fuera poco, a don JuanMa no le dieron el uso de la palabra. A cambio habló el alcalde de Bustamante y Rivero, que le mandó saludos a los mineros de socavón y poco le faltó para pedir tres urras por ellos.

Mañana -dicen- llega Alan García, parece que la correteadera será divertida.


El proyecto Tía María y la cerrazón como bandera

4 septiembre 2009

Estoy escuchando declaraciones del presidente del Frente de defensa de Islay. Un tal señor Calcina. Dice que sus representados no quieren que se realice el proyecto minero: Tía María. El 27 de agosto lo hicieron saber durante una audiencia pública realizada en el distrito mollendino de Cocachacra. Todo terminó en una bronca injustificada.

Un día antes de la pelea que acaban de ver, el Gerente de Relaciones Públicas de Southern, se mandó con todo contra el alcalde de Cocachacra. Quizá esta haya sido la excusa perfecta para boicotear la presentación del estudio de impacto ambiental (que fue bastante explicado a los pobladores).

Los agitadores también deben haber usado las declaraciones que, en la víspera, realizó el especialista en Derecho Ambiental, Jesús Gómes Urquizo.

El especialista en Derecho Ambiental, Jesús Gómez Urquizo, manifestó que tras la evaluación del EIA de Tía María, concluyó que el uso de aguas subterráneas impactaría negativamente en el acuífero aluvial (corriente de agua del subsuelo), del río Tambo.

Es que la propuesta de Southern para alimentar su proyecto, implica construir seis pozos que tomarían 224 litros por segundo (l/s) del río Tambo. Gómez sostiene que la empresa no elaboró un estudio de caudal ecológico que sería crucial, porque determinaría la real afectación en el Tambo.

Otra observación de peso, acuñada por Jesús Gómez, es la no realización de un estudio sobre los efectos del Cambio Climático, debido a que se pronostica que en los próximos años habrá una disminución de las precipitaciones pluviales y por ende, una baja en el nivel de los caudales hídricos.

Si se cae Tía María, significará la pérdida de una inversión superior a 900 millones de dólares. Calcina y su dirigencia dicen que es mejor expandir la frontera agrícola del valle de tambo. Cuando le preguntan si existe dinero para invertir en ese proyecto, el tipo se queda callado, no habla, tartamudea, y luego se enoja, grita, dice que los periodistas que le preguntan por este tema son pesimistas. El tipo está en la calle.

Luego, los dirigentes de Islay hicieron llegar un comunicado de lo más absurdo y cerrado. Básicamente, dicen que van a realizar una consulta popular en la que el único resultado posible es la oposición del pueblo al proyecto. Cierran también las puertas al diálogo y dicen que no se sentarán a la mesa con nadie, salvo que se les pida disculpas (¿de quéééééé?). Si eso pasa, comenzarán a pensarlo ¡Qué tales señores!

tiamaria

¿Qué opinan de Tía María?